Mindfulness para la ansiedad

Mindfulness y ansiedad

Mindfulness es la capacidad de todo ser humano de prestar atención, en el momento presente, con curiosidad y sin juzgar, a la experiencia que se desarrolla en cada momento. Es la definición más utilizada para definir qué es la atención plena. Esta es la primera donación del fundador del Programa de Reducción del Estrés Basado en la Atención Plena de la Universidad de Massachusetts, Jon Kabat-Zinn.

Detrás de esta simple definición se abre todo un mundo de posibilidades en el que la meditación mindfulness nos permite crecer y aumentar nuestro bienestar. La posibilidad de reducir nuestra ansiedad, rumiando y preocupándonos por errores pasados ​​o mal por venir. Esto nos permite aprender a caer de manera amortiguada y serena. La posibilidad también de poder disfrutar y saborear lo que hay aquí, lejos de estar atormentado por lo que uno quiere y aún no ha llegado o no es posible en este momento.

Gran parte del sufrimiento en nuestras vidas tiene que ver con nuestra dificultad humana para dejar ir lo que ya pasó. El sufrimiento también está relacionado con aferrarse a cosas conocidas y seguras, y acercarnos a lo nuevo o desconocido que la vida nos trae. A veces resistimos, sin mucho éxito, lo que ya está ahí y nos cansa emocionalmente.

 ¿Cómo disminuir la ansiedad con Mindfulness?

Existe la idea de que la atención plena es una técnica de relajación, y eso no es del todo cierto. Llegamos a vivir más relajados o menos tensos con la atención plena, pero la idea es simplemente dejar entrar todo lo que ya está con nosotros. Montamos las olas, encontrando un lugar de calma dentro de nosotros en medio de la tormenta. Y esto es lo que nos permite reducir nuestra ansiedad con plena conciencia.

Vivimos entre las historias. Nos contamos historias sobre lo que nos pasó en el pasado. Sobre lo que nos pasará, lo que somos o no. Nuestras reacciones automáticas son una forma de ahorrar energía y actuar rápidamente cuando sea necesario para defenderse de los peligros. Sin embargo, nuestro cerebro está tan preparado para esta respuesta de defensa automática, el estrés, que lo seguimos dando, aunque a veces no es necesario. Reaccionamos aquí y ahora como si estuviéramos allí y entonces. Y seguimos creyendo firmemente en las historias que un día comenzamos a contarnos: “Soy malo o malo”, “Soy torpe” o “No puedes confiar en nadie ni en nada”. La atención plena es una forma de suavizar nuestras historias, como muchas otras técnicas de psicoterapia. Abra una pequeña grieta en una pared sólida, donde la luz comienza a entrar nuevamente.

Programas de atención plena para la ansiedad y el estrés

Detrás de los programas de reducción de la ansiedad basados ​​en la atención plena se encuentran las enseñanzas de la psicología budista o contemplativa. Los beneficios de aplicar la atención plena en los programas de reducción de la ansiedad están respaldados científicamente por la neurociencia y la investigación del estrés. Hoy sabemos que las experiencias pueden cambiar nuestro cerebro, incluso en la edad adulta. La meditación de atención plena es una experiencia que también puede moldear nuestro cerebro, como lo ha demostrado la investigación científica.

Las situaciones difíciles o estresantes producen las mismas emociones y con la misma intensidad en personas que realizan meditaciones conscientes que en no meditadores. Las personas que meditan pueden responder con una intensidad emocional aún mayor. Sin embargo, la diferencia que los estudios de neurociencia destacan entre meditadores y no meditadores es el tiempo que lleva recuperarse de un evento traumático. El cerebro, la mente y el cuerpo de los meditadores se regulan mucho antes que el de los no meditadores, regresan mucho más fácil y rápidamente a un estado de tranquilidad y equilibrio.

Por lo tanto, la atención plena no es una técnica para convertirse en una persona insensible y sin emociones.  Mediante la atención plena podemos elegir la respuesta que queremos dar a las cosas que nos suceden. No nos vamos a dejar llevar por la marea, pero podremos crear un claro en el bosque en medio de la tormenta.

Solo tenemos que poner la mirada en el lugar correcto y dejar que se hunda.